Siguenos en:

Fotos Históricas de Vicrila

En este apartado iremos colgando todas aquellas noticias de Vicrila que consigamos rescatar del pasado. Para ello queremos contar con la colaboración de todos vosotros para conseguir el mayor número posible de informaciones, y os invitamos a que nos las enviéis a la direcciónfundacion.vicrila@vicrila.com o nos las entreguéis directamente en la Fundación. 

Historia de Vicrila: Primera fotografía de la fábrica



Esta es la primera instantánea que se tomó de la Fábrica de Vidrios de Lamiako. Como podemos ver, en 1921 las instalaciones además de las naves destinadas a la producción, unos terrenos destinados a huertas de los trabajadores.

La Fábrica de Vidrios fue la primera insdustria en establecerse en los terrenos ganados a la ría. Su figura, en la que destacaban las chimeneas de 38 metros de altura, llegó a representar el surgimiento de Lamiako como zona industrial, además de ser uno de los principales generadores de empleo en la zona.

Historia de Vicrila: Pioneros en la fabricación de vidrio en el País Vasco

La industria del vidrio no tenía tradición en el País Vaco, pero países como Bélgica, Italia o Francia estaba muy desarrollada.

Gracias a la iniciativa de Amadeo Deprit , desde ahí llegaron los trabajadores y la maquinaria necesarios para echar andar la fábrica. Él fue uno de los mas importantes precursores de que la primera de las industrias establecidas en Lamiako se dedicara a la producción de vidrio; como patriarca de una importante familia belga dedicada a la fabricación de vidrio.

Historia de Vicrila: Inauguración del ferrocarril de Bilbao-Las Arenas en 1887

La inauguración del ferrocarril de Bilbao-Las Arenas en 1887, que contó con la presencia del rey Alfonso XIII, hizo que la villa se vistiera con sus mejores galas.

Esta línea activó de forma definitiva la actividad comercial de la Margen Derecha, especialmente de Lamiako y a VICRILA, ya que el ferrocarril entraba en la fábrica y contaba con sus líneas de vías interiores. Una vez en marcha ese servicio observaron la posibilidad de prolongarlo hasta Plentzia y, aparte de ofrecer un servicio a la población de Uribe Kosta, beneficiaría también a la industria de la zona, sobre todo canteras y fábricas de cal y yeso.

Historia de Vicrila: Lugares que han dejado huella, el aeródromo de Lamiako

 

El aeródromo de Lamiako (un hipódromo antes de la Guerra Civil) se convirtió durante la contienda en el centro de las fuerzas aéreas republicanas en Vizcaya. Aunque su principal objetivo era la defensa de las industrias situadas junto a la ría, también efectuaron misiones ofensivas en la provincia de Álava. Finalmente el aeródromo fue bomb...ardeado por la aviación alemana nazi, la Luftwaffe, condenando a Bizkaia la indefensión aérea. La pista tenía 1.000 metros de largo por 250 de ancho, y estaba defendida por una sola arma antiaérea.

A partir de 1982, con la introducción del fútbol en Lamiako, el presidente del Club Athleta de Astilleros del Nervión, el británico H. Jones, pidió permiso a las autoridades para jugar en el hipódromo entre los meses de noviembre a abril. En 1894, el lugar ya era conocido como campa de Averly, o campa de los ingleses, y aquellos “partidos” fueron la semilla de lo que vendría pocos años después: la creación de la sociedad futbolística Athletic Club.

Historia de Vicrila: El nacimiento de VICRILA, un banquete a todas luces digno de admirar

 

El icónico ‘Noticiero Bilbaino’ cubrió de manera detallada la inauguración de la fábrica de vidrios de Lamiaco el 18 de abril de 1892. Fue todo un acontecimiento social al que asistieron las principales autoridades de la Vizcaya decimonónica y como tal fue tratado en las páginas de los periódicos de la época

Cabe destacar que ...el arcipreste de Bilbao, señor Castañares, bendijo las instalaciones y, tras la ceremonia, los asistentes disfrutaron de una comida en el Hotel La Terrasse de Bilbao. Una comida digna de mención pues su menú estaba compuesto por casi una docena de platos, una exclusiva selección de vinos como M. del Riscal, Sauternes o Viuda de Clicquot y una gran variedad de exquisitos postres.

Pero al margen de este menú digno de una boda real, es importante señalar que el evento tuvo el honor de estar iluminado por luz artificial, situación de la que por aquel entonces solo podían presumir algunos privilegiados.

Historia de Vicrila: Toda una vida dedicada a Vicrila

 

Cincuenta años. Medio siglo de entrega, esfuerzo y dedicación a una empresa que no habría llegado hasta donde está sin aquellos trabajadores que dedicaron su vida para elevarla a lo más alto. Son muchos los que se han consagrado a Vicrila, pero hoy con esta foto queremos rendir homenaje a todos los trabajadores de la fábrica.

Desde la Fundación queremos agradecer a todos los trabajadores y a sus familias los años invertidos en Vicrila. Sin vosotros nada de esto sería posible. Gracias de corazón.

Historia de Vicrila: Amadeo Deprit, el visionario

 

Uno de los mas importantes precursores de que la primera de las industrias establecidas en Lamiako se dedicara a la producción de vidrio fué Amadeo Deprit, el patriarca de una importante familia belga dedicada a la fabricación de vidrio. Él fue quien supo agrupar a otros ocho socios capitalistas para fundar Vidrios de Lamiaco, SL.

Los Deprit se establecieron en Bilbao, y más concretamente en la calle de Ronda, en 1877, tras la Segunda Guerra Carlista procedentes de la provincia de Hinaut, importante centro minero y siderúrgico del suroeste de Bélgica. La familia Deprit arraigó en Bilbao convirtiéndose en una de las familias más importantes de la época; siendo Amadeo Deprit Lasa, nieto del primer Amadeo, último alcalde de Begoña

A día de hoy, los descendientes de la familia Deprit siguen ligados a Vicrila y a la Fundación Vicrila. En este sentido, nos enorgullece haber recibido la visita en varias ocasiones de varios miembros de la familia Deprit como Mónica Deprit, quien nos acompañó en la primera fabricación del vaso TXIKITERO. Además, también nos visitaron Amadeo Deprit, biznieto de Amadeo Deprit, y su hijo Juan Deprit.

Esperamos veros de nuevo por la Fundación Vicrila, vuestra historia es nuestro legado.

Historia de Vicrila: Máximo Aguirre, motor de crecimiento

 

Máximo Aguirre fue uno de los principales impulsores de Lamiako. Suya fue la idea de desecar las marismas junto a la ría, nivelar y fijar los terrenos y aprovecharlos como zona industrial, en donde se situaron numerosas industrias y entre ellas VICRILA.

Este comerciante bilbaíno fue una de las figuras más destacadas de la época participando en iniciativas como la construcción de los ferrocarriles Madrid-Irún por Bilbao y Bilbao-Tudela o la fundación del Banco de Bilbao.

Historia de Vicrila: Viviendas de los trabajadores de la Fábrica de Vidrios de Lamiako

 

Concebidas a principios del siglo XX como viviendas para los manchoneros belgas, las casas de la calle Máximo Aguirre se convirtieron en una parte imprescindible para comprender la vida en la fábrica.

Desde su ampliación en los años treinta, la Casa de Obreros acogió a 53 familias hasta que entre los años 1963 y 1964 fueron sustituidas por 86 nuevas viviendas en Las Arenas.

Historia de Vicrila: El trabajo del manchonero en VICRILA

Es la figura clave y uno de los ejes principales del trabajo realizado en la fábrica de la época. En el salón de manchones de la fábrica estaban instaladas las ocho plazas de sopladores. El vidrio se extraía del horno con una tenaza y se adhería al extremo de la caña. El manchonero le daba a la pasta incandescente forma de tubo para que el vidrio fuera posteriormente extendido, aplanado y cortado a las medidas deseadas.

Historia de Vicrila: Manchoneros en VICRILA

La de manchonero era una profesión muy importante en Vicrila, sobre todo por su alto grado de especialización. Estas personas que ganaban 3 o 4 veces más que el director, venían a trabajar a Vicrila por temporadas de 6 u 8 meses y procedían de Belgica, Francia e Italia.

Para ellos además se construyeron las famosas casas de obreros en la calle Máximo Aguirre de Lamiako, que posteriormente fueron ocupadas por personal local. El único problema con estos trabajadores era que no traspasaban el conocimiento a los trabajadores locales y por este motivo se pasó con el tiempo a un tipo de fabricación más automática.

Historia de Vicrila: Aspecto de Lamiako en 1864

Antes de su encauzamiento mediante la construcción de los muelles de La Benedicta en la Margen Izquierda y d Axpe en la Margen Derecha, la ría ocipaba una superficie superior a la que ahora conocemos; si bien el nivel de las aguas rondaba los tres pies en bajamar.

Lamiako no era más que una marisma, en su mayoría terrenos arenosos y pantanos imposibles de aprovechar como tierras de cultivos.

Historia de Vicrila: La llegada del vidrio plano

La obtención de vidrio plano mediante máquinas de estirado Fourcault relegó en el año 1925 a la antigua técnica artesanal de soplado. La técnica de vidrio soplado consistía en la creación de burbujas de aire en el vidrio fundido, inyectando aire dentro de una pieza de material a través de un largo tubo metálico, bien por medio de una máquina o bien de forma artesanal, soplando por el otro extremo.

Sin embargo, con la instauración del nuevo sistema de estirado, la mecánica de fabricación cambió por completo. En este sistema las hojas de vidrio ascendían verticalmente por unos rodillos desde el horno hasta la parte superior de la máquina en donde, ya frías, eran cortadas a la medida deseada.

Historia de Vicrila: Las fiestas en Vicrila

Desde la propia fábrica, siempre se ha participado de forma activa en las distintas fiestas del barrio como así recuerdan quienes vivieron las tradicionales cabalgatas de Reyes o la encendida de antorchas en las instalaciones durante el Año Nuevo. En esta fotografía podemos ver el recorrido de la procesión de Semana Santa a su paso por la Casa de Obreros, en la Calle Máximo Aguirre.

Historia de Vicrila: La reconversión de la fábrica

La reconversión de la fábrica del vidrio plano al vidrio de mesa supuso también la preparación de las instalaciones para albergar las nuevas máquinas, que fueron montadas gracias a la participación de personal y material llegado de otras plantas del grupo. Así, por ejemplo, las requemadoras llegaron desde Gijón y las archas de recocido fueron montadas por obreros belgas.

El nacimiento de Vicrila supuso, sobre todo, un esfuerzo constante por adaptarse a los cambios que implicaban la nueva producción. Quienes lo vivieron en primera persona lo recuerdan como una época difícil en la que el trabajo diario se convirtió en un continuo aprendizaje en el que nadie escatimó esfuerzos, de forma que las instalaciones fueron creciendo progresivamente.

Historia de Vicrila: La Vidriera y el Athletic en Lamiako

Conviene recordar que de 1898 a 1911 fue el campo de fútbol de Lamiako el que tuvo el honor de servir de estadio al primitivo Athletic de Bilbao. A este campo se le consideraba hasta hace poco el primero donde se jugó al futbol en España, si bien ahora es el de Riotinto, en Huelva, el que le disputa la primacia.

Según cuenta la leyenda, durante los primeros días del Athletic, disputar un partido de fútbol, e incluso presenciarlo, era poco menos que una aventura. Al terreno de jeugo debían llegardesde Bilbao tanto los jugadores como los aficionados pero el tren de Las Arenas no tenías parada, así que aquellos cuyo destuno era el campo de fútbol debían tirarse en marcha del tren.

Allá por los primeros años del siglo XX los jóvenes de Lamiako habían tenido oportunidad de ver jugar grandes equipos y su ilusión les incitaba a jugar casi a escondidas de las madres (las alpargatas duraban poco). Ya en los años 1911 y 1912 comenzó a funcionar en Lejona, escuela donde se forjaron excelentes jugadores. De la Fábrica de Vidrios de Lamiako salieron nombres como Alfrede Menéndez, repasador en la vidriera, Javier Rivero, ayudante de ingeniero, y su hermano Juan. Los Hermanos Jáuregui: Paulino, que jugo en el Racing de Santander y El Arenas; y Carmelo, que jugó en el Lejona, Arenas y fue semifinalista de la Copa del Generalísimo durante su estancia en el Baracaldo, ambos trabajadores durante muchos años en la fábrica.

Una atípica cantera que hizo del fútbol más que una afición, y los prinicipales impulsores de este deporte en la zona, siendo grandes referentes y, sobretodo, orgullosos trabajadores de VICRILA.

Historia de Vicrila: El día a día en la Casa de Obreros

A pesar de que al principio la vida en ellas distara mucho de ser comoda, todos los trabajadores que vivieron en la Casa de Obreros la recuerdan y añoran como un magnífico lugar de convivencia. Según cuentan quienes allí vivieron, la vida allí se desarrollaba en un envidiable ambiente de vecindad que hizo que su estancia en las casas de Máximo Aguirre se convirtieran en una parte inolvidable de sus vidas.

En este sentido, hace poco recibimos la visita a la Fundación de un descendiente de trabajadores de la fábrica, Fede Cassi, quien a través de esta fotografía reconoció a su madre y a su abuela (a la derecha de la imagen). Recordó junto a nosotors los buenos tiempos pasados en la Casa de Obreros, las tardes jugando en la galería con otros niños, o cómo pasaban de casa a casa correteando por los alrededores. Tiempos sencillos para una vida sencilla, pero que estos 'niños' guardan en la memoria como si hubiera sucedido ayer.

Historia de Vicrila: El transporte de mercancias en la fábrica

Dentro de la fábrica se contaba con un tendido férreo que permitía el transporte de material. A la entrada de la fábrica una plataforma giratoria permitía dirigir los vagones que venían cargados desde la planchada, cruzando la carretera, hacia el departamento deseado. También se contaban con conexiones con vías exteriores para enviar expediciones.

Sin embargo, a partir de la década de los cincuenta el envío de materiales por camión relegó definitivamente al ferrocarril. Con la implantación del corte automático el embalaje de las hojas también cambió. El transporte al cliente se realizó en camiones como este, que disponían de caballetes inclinados con fieltros para recubrir sus armaduras de contacto.

Historia de Vicrila: Los trabajadores de Vicrila en 1926

La plantilla de los trabajadores de la Fabrica de Vidrios en 1926 estaba en plena transformación. Con pocas primaveras en su haber, los nuevos trabajadores entraban a la fábrica de pinches dispuestos a aprender el oficio gracias a la nueva maquinaria. Apenas un año antes el cambio de razón social se había acompañado por la sustitución definitiva de la técnica artesanal de soplado por las máquinas de estirado Fourcault.

Historia de Vicrila: La fábrica y las históricas inundaciones de Bilbao

La Margen Derecha no fue ajena a las inundaciones que anegaron Vizcaya en 1977 y 1983. En agosto de 1983, el Nervión, al igual que otros ríos de la cornisa Cantábrica, sufrió graves crecidas después de fuertes tormentas, con precipitaciones de más de 500 mm en buena parte de la cuenca.

El 26 de agosto la ría se desbordó en plena Semana Grande de Bilbao. El agua alcanzó los tres metros en algunos puntos de Basauri y hasta cinco en Bilbao. En la imagen podemos ver cómo los trabajadores de Vicrila debían ingeniarselas para acudir al trabajo, recogidos por una camioneta a la que se llegaba a acceder a través de las ventanas de las viviendas.

Historia de Vicrila: El crecimiento de la fábrica

Con la constitución el 1 de julio de 1925 de la Compañia General de Vidrieras Españolas, llegaron las máquinas de estirado Fourcault, y con ellas surgieron nuevos trabajos. Este crecimiento dentro de la fábrica hizo que en 1926 Lamiako fuera ya un importante barrio obrero, cuando treinta años antes apenas estaba habitado, y la zona estaba poco acondicionada.

Historia de Vicrila: El vidrio, un articulo de lujo

En las vidrierias tradicionales de principio de siglo la tecnificación brillaba por su ausencia y para fabricar las distintas piezas se empleaban métodos que apenas habían sufrido cambios desde la invención del vidrio soplado. Por supuesto esta concepción artesanal de la industria hacía que los artículos de vidrio fueran durante mucho tiempo considerados artículos de lujo.

Historia de Vicrila: El entorno de la fábrica

Las instalaciones de la fábrica incluían unos terrenos que fueron habilitados por los propios trabajadores como huertas para su uso personal. Durante la Guerra Civil (1936-1939) y en el periodo posteiror, la postguerra, la hambruna impulsó a muchos trabajadores a aprovechar estos terrenos de forma que las parcelas originales se redujeron para satisfacer a más personal y así dividir lo cosechado. Para su cultivo, las huertas disponían de pozos que obtenían agua directamente de la ría filtrada a través del arenoso terreno del que estaba formado el subsuelo de la fábrica. 

Historia de Vicrila: La carga del horno

Las reformas instroducidas en 1925 propiciarion que la producción girara en torno al horno. Aquí vemos, a la derecha, el primer quemador y a la izquierda, la pieza que servía de contrapeso para abrir la boca de cargue manual. Hasta 1953 la carga del horno era una tarea que se realizaba a mano. Fundidores y ayudantes se llevaban la mezcla de materias primas hasta la boca del horno y, valiéndose carretilla y pala, cargaban la composición en un ambiente cargado de polvo y bajo unas temperaturas sofocantes. 

Historia de VIcrila: El botiquín

En la planta baja de la casa de obreros estaba, desde 1925, instalado un botiquín que, en sus primeros años, solamente estaba dotado del instrumental imprescindible que existía en el mercado. Al no contar los antibióticos necesarios, cualquier infección se trataba con la amputación de la parte infectada o, si se estimaba suficiente, con jabón Chimbo y estropajo. Esta falta de medios era la que provocaba que, a menudo, una herida que hoy en día no tendría demasiada importancia, se complicara dejando al trabajador de baja durante muchos meses e incluso con secuelas permanentes.

En 1963 se construyó el nuevo botiquín, situado donde ahora está el actual edificio de la Fundación Vicrila Fundazioa.

Historia de VIcrila: El tranvía a Las Arenas

La llegada del tranvía a Las Arenas en 1877 impulsó la actividad de la Margen Derecha. En esta instantánea vemos a la izquierda, el Hotel Antolín y al fondo, la primera iglesia de Las Mercedes, destruida en 1912 y posteriormente durante la guerra. La tercera iglesia construida es la que se reserva actualmente.

Historia de Vicrila: La elección de Lamiako

La cercanía de la ría como vía de entrada del material y expedición de hojas de vidrio fue fundamental para la elección de Lamiako como sede de la fábrica. Gracias a una cinta transportadora que pasaba sobre la carretera, materias primas como arena o carbón entraban directamente en la fábrica desde la planchada. 

Historia de Vicrila: Las colonias de verano

Lejos queda aquel verano de 1951, primero en el que los hijos de los trabajadores de la fábrica pudieron disfrutar de unos días de vacaciones en las colonias. Fue el primer año en el que se puso en marcha una tradición que aún se mantiene. 

Tras su paso por Arija, las colonias de verano se trasladaron a unas nuevas instalaciones en Miraflores de la Sierra, Madrid. La residencia “Fuente de la Sierra” acogió a los hijos de los trabajadores de la Vidriera durante más de veinte años. 

Historia de Vicrila: El transporte de mercancias

A partir de la década de los cincuenta el envío de materiales por camión relegó definitivamente al ferrocarril. Con la implantación del corte automático el embalaje de las hojas también cambió. El transporte al cliente se realizó en camiones como este, que disponían de caballetes inclinados con fieltros para recubrir sus armaduras de contacto. 

Historia de Vicrila: Trabajos de antaño

Echando la vista atrás, resulta soprendente comprobar las condiciones en las que se realizaban los distintos trabajos en VICRILA antes de la automatización de la mayoría de los procesos de producción. Desde el año 1925, cuando se montaron las máquinas se desplazaron a los manchoneros de la producción del vidrio plano, hasta la implantación en 1954 del corte automático en recepción, el trabajo más impresionante y peligroso de la fábrica era el que realizaban los cortadores de vidrio a mano con diamante.

El volteo que estos cortadores hacian con las hojas de vidrio, al cogerlas y depositarlas sobre la mesa era sorprendente, precisando de un ayudante cuando cortaban grandes hojas o cristalina. Los accidentes marcaron un índice de gravedad inusual que hacían patente la dureza del trabajo.

Historia de Vicrila: La Guerra Civil

Durante la Guerra Civil, La Fábrica de Vidrios de Lamiako no fue ajena a sus padecimientos. Entre los trabajadores se contaron varías víctimas caídas en el frente por ambos bandos, las propias instalaciones de la fábrica fueron bombardeadas en diversas ocasiones sin mayores consecuencias y la evacuación de la población se tradujo en la separación de varias familias de trabajadores como la que efectuó en 1937 el vapor “La Habana” con destino a Inglaterra.

Historia de Vicrila: El precio de la postguerra

En 1939, recien terminada la Guerra Civil, estalla la Segunda Guerra Mundial, padeciendo la fábrica sus efectos de forma directa. Ambos conflictos bélicos provocaron una seria escasez de carbón y el poco que quedaba, además de ser de baja calidad, era racionado dandose preferencia a la industria del acero, la del cemento o la ferroviaria. Esta situación llegó a poner en serio peligro la vida de la fábrica hasta el punto que entr...e los años 1943 y 1944 la producción se paralizó durante trece meses.

Para superar esta crisis se compró una enorme cantidad de madera de pino para alimentar los gasógenos junto on el poco carbón disponible. Esta medida se complementó con la alimentación de los gasógenos con raices de borto y haya que se estuvieron cortando durante más de ocho meses. Sin embargo, la idea no dio el resultado previsto ya que este nuevo combustible apenas sirvió para mantener el ritmo productivo.

Historia de Vicrila: El camino hacia la actual Vicrila

En 1954 la fábrica emprendió una nueva reforma de su maquinaria e instalaciones incorporando importantes mejoras técnicas a su proceso productivo. Concretamente se instaló un nuevo horno de fusión con capacidad para 120 Tm diarias; se amplió la anchura de cinco maquinas, lo que permitió eliminar la 1 y la 7; se instaló un cuarto gasógeno; se ampliaron las campañas de fabricación; se implantó el envío de vidrio granel en lugar de en cajas de madera; y se sustituyó el corte tradicional con diamante por el corte con rutillas de acero. También por esas fechas se construyó el taller eléctrico y central.

En 1963 la modernización continúa con la eliminación de los gasógenos que producían el gas del carbón y se introdujo el fuel-oil. En esa época se construyen los edificios de portería, botiquín, comedor y talleres y las 86 viviendas de Las Arenas. Estas importantes modificaciones, sin embargo, no hicieron sino retrasar la parada de la fábrica, cuyos métodos de producción comenzaban a quedarse anticuados.

Historia de Vicrila: El nacimiento de Vicrila

La situación se hace insostenible y  a finales de los años 60, algunos trabajadores, viendo el escaso futuro que se preveía, optan por trasladarse a otra fábricas del grupo, como la que se había establecido recientemente de Dos Hermanas (Sevilla).

Finalmente el 18 de marzo de 1971, la producción se detiene, el horno se encuentra parado y muchos de los trabajadores quedan inactivos. Se trata de buscar soluciones alternativas como pudiera ser la reconversión de las instalaciones. Comienzan así negociaciones con firmas multinacionales para poder introducir el vidrio de mesa en el mercado español. El 23 de diciembre de 1971 se constituyó la sociedad Vidriería y Cristalería de Lamiaco, S.A –Vicrila-, con un 50% de V.C.A y el otro 50% de Cía. General de Vidrierías Españolas, S.A. Arque se responsabilizaba de la parte técnica y Cristalería Española, socio mayoritario de la Vidriería Lamiaco,  de la administración y ventas. Esta sociedad fue absorbida posteriormente por Vidrierías Españolas, Vicasa  S.A, que actuó como accionista poseedor del 50% del capital de Vicrila.

El capital definitivo de la sociedad, en su primera formación fue de 475 millones de pesetas y un personal de 330 productores. A partir de ese momento se iniciaron las obras de reestructuración y modificación de toda la fábrica para adecuar tanto instalaciones como personal al nuevo tipo de producción.

Historia de Vicrila. Aprendizaje y crecimiento

A principio de los setenta la fábrica de Lamiako entra en una nueva etapa. El trabajo diario pasa a ser entonces un continuo aprendizaje en el que, sin embargo nadie escatima en esfuerzos de forma que las instalaciones fueron creciendo progresivamente.

Debido a este continuo crecimiento el 5 de junio de 1973 entra en funcionamiento el Horno I, destinado a vidrio blanco, y con él ven la luz los primeros artículos de vidrio Vicrila a través de las tres nuevas máquinas que entran también en funcionamiento.

Logotipo de Vicrila
Autonomia Hiribidea, 12
48940 Leioa-lamiako, Bizkaia
944 31 61 00